Traductor

miércoles, 1 de marzo de 2017

VUELTA AL MACIZO DE COTIELLA


COTIELLA, un desierto en el Pirineo
Pedreras roídas por los hielos, roquedos esqueléticos de color blanquecino, meseta kárstica de acusada desnudez; así se muestra el grandioso macizo de Cotiella. No alcanza los tres mil metros, las vías de acceso son largas y no cuenta con refugio guardado; con todo lo expuesto, hay que ir al Cotiella. Quizás por eso pasa a la segunda lista, pero para los amantes del Pirineo, una montaña que hay que conocer. El Circo de Armeña, la Ereta de las Brujas y Llano de Entremón, la Basa de la Mora o Ibón de Plan, las Peñas de las Once, del Mediodía, de la Una…el macizo en su conjunto es un verso a la originalidad.

PLANIFICANDO LA TRAVESÍA
Como gran montaña tiene varias vías de acceso; desde Saravillo por el Collado de Santa Isabel, desde Barbaruens por el Circo de Armeña, desde Plan por el Collado del Ibón y desde Viu de Foradada a través del Collado de Collubert. Como queremos recorrer el macizo y no solo coronar su cumbre principal, me pongo a diseñar un circuito circular que nos permita visitar la mayoría de lugares citados. Parece que ya lo tenemos; saldremos de Saravillo hacia el Collado del Ibón y Basa de la Mora, luego trasponiendo el Collado de Aibón bajaremos hasta el Refugio de Armeña donde pernoctaremos. Al día siguiente remontaremos el Collado de Cotiella y la Colladeta desde allí subiremos a la cima principal, de nuevo en la Colladeta bajaremos para cruzar los Llanos de Entremón y bajando por la senda bajo el Movison Grande, dejarnos caer al Collado de Santa Isabel. Desde allí un sendero baja por la Vall de Gueva, de manera directa a Saravillo.

sábado, 21 de enero de 2017

EL PIC LE BASTAN


Después de recorrer un macizo tan solitario como arrogante, nos desplazamos al país vecino a través del túnel de Bielsa; esperamos encontrar alguna montaña fuera de lo cotidianamente conocido. Parece que hemos dado con ella.
Desde una pequeña población, a la que llegamos ya anochecido y cuyo nombre no recuerdo nos adelantamos hasta las Granjas de Lurges, donde aparcamos y nos alojamos en el hotel Peugeot habitación 307 (jiji).
Nos levantamos pronto pero parece que hay quien madruga más; poco a poco el pequeño aparcamiento se llena. Iniciamos el camino que nos ha de guiar hasta el Col de Bastan; vamos acompañados de altos helechos y pronto llegamos a un prado próximo a un desvío, unas raudas paletas indican, en una de ellas se anuncia el nombre de otra montaña fuera de la cotidianidad; me la apunto en la agenda de “algún día” y seguimos nuestra dirección. Superamos una cuesta y llegados próximo a la Cabane de Auloueilh donde damos por finalizada la excursión; Don Cansancio nos ha echado un pulso y nos ha ganado.